Hermanas y hermanos iniciamos con la celebración del primer domingo de ADVIENTO el nuevo Año Litúrgico correspondiente al ciclo “A”.
Es bueno recordar que este tiempo de ADVIENTO está dividido en dos partes una primer que llega hasta el día 16 de diciembre y que está en conexión con la SEGUNDA VENIDA del Salvador, es el tiempo en que le pedimos al Señor que venga en gloria y majestad a establecer por fin el reinado de Dios, donde seremos separados unos a la derecha y otros a la izquierda, es el tiempo en que le decimos al Señor que ya nos queremos ir con Él para estar donde Él está. Es el tiempo en que le decimos que ya nos queremos morir para irnos con Él. Es el tiempo que marca el tiempo de nuestra salvación.
A partir del día 17 de diciembre se da inicio a la segunda parte de este tiempo de ADVIENTO en que seguimos diciendo VEN SEÑOR JESÚS, pero lo hacemos pensando y esperando su primera venida aquella que le trae el nacer niño en Belén. Es en este tiempo en que tiene ocasión el armado del “NACIMIENTO” como señal que sabemos lo que vamos viviendo en este tiempo de ADVIENTO.
Esta unión del final con el inicio de la salvación realizada por Dios en la persona de nuestro Señor Jesucristo explica el hecho de que la CORONA DE ADVIENTO tenga la forma circular porque el final se une al inicio del misterio de nuestra salvación.

Dicho esto, en relación al tiempo de ADVIENTO pasamos a comentar el evangelio

En esta oportunidad el evangelio nos presenta al Señor Jesús hablando a sus discípulos y al hacerlo les hace notar que el comportamiento de la gente sigue siendo igual que en tiempos antiguos, en esta ocasión les recuerda un pasaje de la historia de la salvación, para ser más exactos les recuerda el pasaje donde aparece Noé y su familia, como aquellos, que habiendo escuchado lo que Dios les pidió hacer ellos lo hicieron mientras tanto el resto de la gente sigue en sus cosas pero haciéndoles notar la suerte final que corrieron quienes ignoraron a Dios y su voluntad.
Al recordarles este pasaje es para decirles que igual va a suceder cuando venga el Hijo del hombre, como en este momento ya se dio la primera venida es de entender que está hablando de la segunda venida, aquella venida en gloria y majestad para establecer el juicio a las naciones, tiempo en que se dará la separación en dos grupos uno a la derecha otro a la izquierda y el criterio para ir a un lado o al otro será que tanto practicamos las OBRAS DE MISERICORDIA.
La razón que da el Señor Jesús para esta enseñanza es qué al no saber la fecha de la venida, lo que corresponde mientras tanto es estar preparados, practicando las OBRAS DE MISERICORDIA en favor de los demás especialmente de los más pequeños ya que el Señor Jesús lo da por hecho en su favor lo que les hagamos a ellos.

FELIZ AÑO LITÚRGICO PARA TODOS USTEDES HERMANOS Y HERMANAS Y QUE EL SEÑOR NOS CONCEDA ESTAR SIEMPRE PREPARADOS Y ESPERANDO SU SEGUNDA VENIDA…

Leave Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *