¡¿Quién es este Jesús?! ¡¿De dónde le viene todo lo que sabe y hace?! (Mc 6,2), es la pregunta que se hicieron sus paisanos de Nazaret, asombrados ante la sabiduría con la que hablaba y los milagros que hacía. ¡¿Quién es Jesús?! es la pregunta que Marcos quiere que nos hagamos todos, personas y grupos. Pero no teóricamente, de memoria, sino de verdad, interpelados, cuestionados, conmocionados por Jesús, hasta que nos demos una respuesta que cambie nuestras vidas; que nos lleve a tomar partido: por Él o contra Él. No se admiten neutrales (Mt 12, 30).

Lo que, en el evangelio de hoy (Mc 6, 1-6), nos cuenta Marcos de la visita de Jesús a su pueblo Nazaret, es un ejemplo de lo que les digo. Jesús quiso dar a su pueblo, personalmente, la primicia sobre quién de verdad era Él, y allí se fue, acompañado de los Doce. La fama de que era un Gran Profeta y de que hacía milagros, había llegado al pueblo hacía ya tiempo y lo había dividido en dos bandos: “los en contra” de Jesús y “los a favor” (sus parientes con María a la cabeza).

“Pueblo chico, infierno grande”, es lo que resultó ser Nazaret. Aquí y ahora, yo quiero referirme sólo a la reacción del bando de los no creyentes en Jesús y cómo se convierten pronto en fanáticos y violentistas. En este caso, quisieron matar a Jesús, tirándolo barranco abajo. Pero Él “pasó por entre medio de ellos y se fue” (Lc 4, 29-30). Los argumentos de los no-creyentes, si se los puede llamar argumentos, se reducen a uno: ¡Esto no puede ser y además es imposible! No les cabe en la cabeza lo que están viendo y oyendo! “¡¿De dónde le viene todo esto?!

Le han visto crecer y hacerse un adulto joven de 30 años, acompañando a su madre María y relacionándose con sus primos y primas hermanos, bastante numerosos. Nada muy especial en su vida, salvo su comportamiento siempre correcto, su participación fervorosa y atinada en la sinagoga, los sábados. Pero de aquí a lo que es y hace ahora hay un abismo. ¿Quién le ha enseñado esa sabiduría? ¿Y de dónde ese poder de hacer milagros? No pueden dar crédito a lo que ven. Tiene que haber algún truco…

Es la tragicomedia de los incrédulos de entonces y de los agnósticos y ateos de hoy. Están a un paso de creer, pero no dan el paso. Les falta sólo dar fe a lo que ven…, pero por ceguera espiritual (soberbia y obstinación, muchas veces), prefieren negar la evidencia. Es imposible, dicen. Y como no se lo imaginan o no pueden experimentarlo, no lo creen. ¡Qué pena! ¡No saben lo que se pierden!

Comment (1)

  1. Carlos Garrido July 10, 2018 at 3:42 am

    Que bien expresado P. Antonio y con qué pocas palabras. Ese es el mal de toda la Historia de la Humanidad: “Ver para creer y si no lo entiendo porque me supera, entonces no creo en ello”. Como usted bien dice, padre, no saben lo que se pierden. Caminar a su lado, escucharle y dejar que él te guíe es la plenitud de felicidad que puede tener cualquier ser humano. Gracias padre por regalarnos su reflexión.

    Reply

Leave Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *