CRÓNICA MISIONERA N° 2

Queridos amigos, el día domingo 9 de febrero culminó la primera etapa de la misión de Sauce, dirigida por nuestro seminario y laicos de la FAVI. Desde el 10 al 12, hemos tenido por primera vez, el encuentro de animadores de las comunidades de Sauce, algo casi inédito. Esta experiencia ha permitido unificar lenguajes y formas, en relación al apoyo pastoral que realizan los animadores, animar en las grandes fortalezas que existen y analizar las dificultades, una de las más grandes la necesidad de la Eucaristía en la comunidad, que a pesar de los grandes esfuerzos que han tenido los encargados en los últimos dos años, aún vuelve un sueño imposible una Eucaristía semanal. Como muchos saben la comunidad mantiene viva su fe debido al esfuerzo y tesón de los animadores, que presiden y acompañan las celebraciones y actos de piedad en diversos lugares, sabido esto, es que se puede entender la magnitud de este encuentro de formación y programación.

Los temas del encuentro giraron en torno a cómo realizar las celebraciones, las salvedades litúrgicas y la realidad pastoral de la zona, además de un momento para la metodología, la práctica de la Lectio Divina y el liderazgo. Los temas estuvieron a cargo del Seminario, y sugeridos por la comunidad. Al final del encuentro los animadores pidieron a la comunidad la edición de un manual para celebraciones, propio a su realidad, así como un cancionero que cuente con las observaciones litúrgicas necesarias. Una misión inculturada no los hace ajenos ello, y son conscientes de la necesidad de seguir formándose, y formarse bien para seguir transmitiendo la fe a las nuevas generaciones.

El encuentro culminó con una sorpresa, la llegada del P. Francisco Domingo CM, Visitador Provincial, quien “animó” a los animadores, a hacer realidad el ser misionero de la Iglesia. Al final de la misa se leyó también la carta de monseñor Rafael Escudero, Obispo de la Prelatura de Moyobamba, carta de gratitud a nuestra Congregación y a los animadores por su servicio.

Finalmente, han sido días de esperanza, esperanza en una Iglesia viva, con rostro amazónico, un rostro alegre y soñador, al mismo tiempo olvidado y relegado; y que busca ser escuchado por todos los hombres. Desde aquí agradecemos al consejo pastoral de Sauce, feligreses, voluntarios, escuela del ejército, al colegio Pablo Chávez y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad que han colaborado con la organización y realización de este encuentro.

¡Que Jesús, evangelizador de los más pobres, nos siga animando a mantener vivo nuestro carisma, de manera fiel y creativa, y mantener vivo el sueño de misión y caridad, que el Espíritu Santo legó a San Vicente De Paúl!

Hno. Vero Urbina Verona CM
Comunidad de Banda de Shilcayo

VER FOTOS

Leave Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *