BELETININTERACTIVO02

BOLETIN “EVANGELIZARE”

BELETININTERACTIVO02

Queridos cohermanos:

Nos encontramos ya en la segunda mitad del año cronológico y en el transcurso de estos meses hemos celebrado algunos acontecimientos importantes que nos han servido para impulsar con mayor vigor nuestro compromiso misionero en el anuncio de la instauración del Reino desde el carisma vicentino y según nuestro propio estilo de vida comunitaria.

De todas formas no interesa solamente ni es lo más prioritario el “hacer” en el misionero. El “ser” misionero también hay que cultivarlo día a día con una mística espiritual que nos impulse a una experiencia profunda de Dios desde la herencia de San Vicente de Paúl.

La celebración durante este año del 400 aniversario de la fundación del carisma vicentino puede ayudarnos a encauzar nuestra vida hacia ese proceso, cada vez más profundo, de identificación, pertenencia y compromiso con nuestra vocación vicentina. La intuición de San Vicente de fundar en el mismo año los brotes de la misión y de la caridad tiene que estar siempre presente en nuestra vida. No son dos formas de apostolado diferente sino dos objetivos o ideales que deben regir nuestro “ser y hacer” en toda nuestra vocación, en el ejercicio de la aspiración a la santidad, y en la irradiación del mensaje salvador de Jesús desde las huellas de San Vicente de Paúl.

Algunos momentos especiales que hemos tenido en estos meses, como consta en el cronograma del Proyecto Provincial anual, pueden servirnos para impulsar nuestra vida misionera hacia estos intentos. El tiempo de Cuaresma, Semana Santa y Pascua, tanto desde una perspectiva litúrgica como misionera, brinda la posibilidad de reflexionar sobre nuestra vida y favorece el ejercicio de participación de los laicos en las tareas y funciones que ellos deben asumir desde su propio compromiso bautismal.

La reunión de misioneros de consagrados con más de diez años de vocación donde se encontró espacios de oración, diálogo, y reflexión pastoral, sobre todo en lo que compete a la Pastoral Juvenil y Promoción Vocacional, sirvió para analizar y evaluar la vida desde lo concerniente al aspecto personal, comunitario y pastoral en un ambiente de sinceridad y apertura con la pretensión de fortalecer e intensificar la realización integral y el trabajo misionero.

En el mes de junio realizamos la reunión de Afiliados. Es de agradecer el sentido de colaboración que muestran tantas personas en los ambientes donde nos desenvolvemos para prestarse a acompañar, apoyar y servir en diversas con tanta dedicación y amor hacia las personas más necesitas. Su esfuerzo es muy valioso porque tienen que compatibilizar ese trabajo “ad honorem” con sus ocupaciones y funciones dentro del hogar y de su profesión. Damos gracias a Dios que nos concede tantas personas que, de forma espontánea, se unen a nosotros con un mismo fin: ayudar a los más necesitados. En el ecuador ya del año cronológico, que María Santísima, en la advocación de la Medalla Milagrosa, nos anime a vivir con sus propias virtudes y a seguir con optimismo y esperanza para ser portadores del amor de Dios a los hombres.

P. Pedro Guillén Goñi

Leave Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *