LECTIO DIVINA – DOMINGO 3º  TO –Ciclo B

INMEDIATAMENTE  LO SIGUIERON

 LA PALABRA HOY: Jonás 3,1-5.10; Salmo 24; 1 Corintios 7,29-31; Marcos 1,14-20.

Ambientación: Una red o algo que se asemeje a ella, imagen de Jesús o una cruz.

Cantos sugeridos: Pescador de hombres.

AMBIENTACIÓN:

 Dios nos sigue invitando a «convertirnos y a creer la Buena Noticia», a que cambiemos de verdad para que en nuestro mundo se haga presente ese Reino cuya semilla El ya ha plantado entre nosotros.

Oración inicial

Señor Jesús,
Tú que en la plenitud de los tiempos,
has venido a manifestar el reinado de Dios,
que nos has invitado a adherirnos
a ese proyecto de amor, convirtiéndonos
y creyendo en la Buena nueva,
te pedimos que que nos des lo que necesitamos
para realizar lo que quieres y esperas de nosotros.

Ayúdanos, Señor,
a comprender lo que implica seguirte,
a ser conscientes de la misión que nos diste,
del compromiso que significa asumir tu estilo de vida;
regálanos la gracia
de conocerte siempre más,
asumiendo tus actitudes,
aprendiendo de ti a realizar
la voluntad y el proyecto del Padre,
actualizando así su reinado
con nuestra vida y siendo presencia tuya
para todos los que nos rodean.

Que así sea.

LECTIO: ¿Qué dice el texto? Marcos 1,14-20

Motivación: La vocación de los primeros discípulos es para Marcos el ejemplo concreto de esa fe y esa conversión necesarias para seguir a Jesús. Lo importante no es tanto la renuncia y el desprendimiento, sino la adhesión a Él. Discípulo no es alguien que ha abandonado algo, sino más bien el que ha encontrado a Alguien. Escuchemos:

Cuando arrestaron a Juan, Jesús se dirigió a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía:
– “Se ha cumplido el plazo; está cerca el reino de Dios: conviértanse y crean en el Evangelio”.
Pasando por el mar de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que eran pescadores y estaban echando las redes en el mar.

Jesús les dijo:
– “Vengan conmigo y los haré pescadores de hombres”.
Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.

Un poco más adelante, vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca reparando las redes.
Los llamó, dejaron a su padre Zebedeo en la barca con los trabajadores y se fueron con él.

 Preguntas para la lectura:

  • En Galilea, Jesús da comienzo a su vida pública. ¿Qué anuncia Jesús? ¿Qué consecuencias tiene ese anuncio para quienes lo escuchan?
  • Mc 1,16-20: Jesús encuentra a un grupo de pescadores. ¿Qué les propone? ¿De qué manera reaccionan ellos ante su llamada?
  • No hay vocación que no esté orientada a la misión. ¿Cuál es la misión que Jesús confía a los nuevos discípulos? ¿En que cambia sus vidas?

 MEDITATIO: ¿Qué ME dice el texto?

Motivación: La llamada de Jesús a los primeros discípulos no es un hecho del pasado. Él sigue pasando por nuestro lado y nos invita a proclamar con él la Buena Noticia. También nosotros somos sus colaboradores en la tarea del Reino. Interpelados, pues, por la respuesta de sus primeros seguidores, reflexionamos juntos.

  • Jesús sigue llamando a ser sus discípulos. ¿De qué manera percibo en mi vida y en mi experiencia esa llamada?
  • Conviértanse y crean en el evangelio… ¿Qué cambio radical espera Dios de mí? ¿Jesús es para mí realmente Buena Noticia?
  • ¿Cómo vivo en este momento de mi vida el seguimiento de Jesús?
  • ¿Qué significa hoy para mí ser discípulo, discípula de Jesús?
  • ¿Respondo con prontitud, “inmediatamente” a las llamadas del Señor?

ORATIO: ¿Qué le digo al Señor motivado por su Palabra?

Motivación: A la luz de la Palabra hemos descubierto que nuestro camino de seguimiento está lleno de luces y de sombras. Le damos gracias al Señor por todas las cosas buenas que hay en la vida, por la Luz que pone en nuestros corazones y, sobre todo, porque nos anuncia la llegada del Reino con sus palabras y con sus obras.

  •  Luego de un tiempo de oración personal, compartimos en grupos nuestra oración (o todos juntos)
  • Se puede, también, recitar el salmo 24 que corresponde a este domingo.

CONTEMPLATIO: ¿Qué me lleva a hacer el texto?

Motivación: San Vicente no deja de sorprenderse ante la iniciativa de Jesús, de llamar a personas sencillas y ordinarias a colaborar en la tarea del Reino:

 dar a conocer a Dios a los pobres, anunciarles a Jesucristo, decirles que está cerca el reino de los cielos y que ese reino es para los pobres. ¡Qué grande es esto! Y el que hayamos sido llamados para ser compañeros y para participar en.los planes del Hijo de Dios, es algo que supera nuestro entendimiento. ¡Qué! ¡Hacernos…, no me atrevo a decirlo…. sí: evangelizar a los pobres es un oficio tan alto que es, por excelencia, el oficio del Hijo de Dios! Y a nosotros se nos dedica a ello como instrumentos por los que el Hijo de Dios sigue haciendo desde el cielo lo que hizo en la tierra. ¡Qué gran motivo para alabar a Dios, hermanos míos, y agradecerle incesantemente esta gracia! (XI, 387)

 Todo cristiano es misionero en la medida en que se ha encontrado con el amor de Dios en Cristo Jesús; ya no decimos que somos «discípulos» y «misioneros», sino que somos siempre «discípulos misioneros». Si no nos convencemos, miremos a los primeros discípulos, quienes inmediatamente después de conocer la mirada de Jesús, salían a proclamarlo gozosos. (Evangelii Gaudium 120)

  •  Compromiso: En mi tiempo de oración personal, le pido al Señor la luz necesaria para descubrir en qué debo cambiar, cuál es la conversión que espera de mí.

Oración final

Dios, Padre misericordioso:
Llenos de alegría, elevamos hacia Ti
nuestra oración de acción de gracias
por el don de la visita pastoral del Papa Francisco.

Señor Jesucristo:
Te pedimos que nos concedas prepararnos,
con la oración y los sacramentos,
para acoger a quien viene en tu nombre
a confirmarnos en la fe.

Espíritu Santo, Guía de la Iglesia:
haznos vivir, como discípulos y misioneros,
el Evangelio de la creación,
la vida, la familia y la paz.

Virgen María, Madre de la Iglesia:
acompaña al Sucesor de Pedro,
que nos animará para que
unidos por la esperanza,
peregrinemos por esta tierra
bendecida por el testimonio
de nuestros santos:
Rosa de Lima, Toribio de Mogrovejo,
y Martín de Porres. Amén.

En Word

En PDF

En Power Point (Sor Pilar Caycho, HC)

Leave Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *